mayo 03, 2008

FOBIOSOFIA / bases argumentativas de lo fashion


Las modas en la manera de vestir son ambiguas, contradictorias, ridículas y no tienen un protocolo de aparición ni cíclico ni estable. Todo lo que hoy se considera "in", ayer estuvo "out" y viceversa. Y aunque hay algunas prendas que siempre estarán "out", como los ligueros, la mayoría pasan del "in" al "out" sin ningún orden y sin ninguna razón aparente.

Por otra parte, "in" y "out" son palabras que denotan un lugar con respecto del cual una prenda o un estilo está dentro de él o fuera de él. Ese lugar es un misterio que, se rumora entre los estudiosos del tema, sólo es conocido por los editores de las revistas Esquire, GQ, Cosmopolitan (en su versión británica) y, en alguna época, también por los editores de la revista ERES. Algunos pensarán que sobra decir que la época a la que me refiero es aquella en la que aparecían en la portada de la revista entes poco afortunados como Paulina Rubio y Luis Miguel formando parejas de cretinos que debían funcionar como parangones juveniles del bien estar, del bien vestir y, por qué no, del bien ser.

En fin. El mundo de la moda no es para todos. Es una disciplina complicada a la que hay que dedicarle años de estudios en materias tan abstractas y contemplativas como las tendencias, los materiales de las telas, las cirugías plásticas, los implantes, las drogas de diseño y las poses fotográficas. Si tienes talento y dedicación, quizá algún día, después de años de estudio, puedas llegar a merecer la mitad de lo que ha logrado gente como Joan Rivers. Una verdadera "achiever", diría el señor Lebowski (el magnate, por supuesto).

La última encrucijada racional con la que se han encontrado los investigadores de estos temas hace referencia justamente a la nomenclatura. La pregunta que ronda las mentes brillantes de estos sujetos es la misma en todas las capitales de la moda (Milán, NY, Londres, Madrid, Tokio y Atlacomulco): ¿cómo referirnos a los "in's" y "out's" en esta temporada en la que se puso "in" estar "out"?

Caray. Una interrogante que, humildemente, no me atrevería siquiera a intentar contestar.

En efecto, hoy en día, está "out" estar "in" y lo más "in" es estar "out". Usar marcas de tenis súper "out" como Panam, está "in". Hacerte un peinado elaborado en el salón de belleza más "in" de las lomas está "out".

La industria de la moda está en crisis. Se ha convertido en la mitológica serpiente que se come la cola, ha llegado a un impassé terrible. ¿Será la muerte de esta filantrópica y básica disciplina humana? ¿Podrán Paris Hilton con sus bolsas Louis Vouitton y Usher con sus Nike blancos salvarla de su trayectoria de colisión con la muerte?

Son respuestas que quizá encontrarás, amable lector, en la próxima campaña de El Palacio de Hierro, en los irracionales autopromos de MTV LATINO o en la editorial de la revista IN STYLE, dedicados respectivamente a preservar, dictar y adular a la industria de la moda en nuestro país.

Tal vez el último grito de la moda comience a ser "estar between".

1 comentario:

Alonso el numerario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.